Tu hogar, un remanso de tranquilidad

4 Sep

La familia Alonso volvía feliz ese día de un agradable día de campo. Lo que menos esperaba era llegar a una casa manchada de hollín y encharcada. Un corto circuito había provocado un incendio que se extendió rápidamente por la residencia y había consumido parte de su contenido. Los muebles y aparatos electrónicos restantes estaban empapadas por los chorros de agua que aún arrojaban los bomberos para extinguir totalmente las llamas.

family with the protection of cupped hands, concept for security and careComo algunos otros tipos de seguros, el de protección para el hogar es una de esas pólizas que esperamos nunca tener que usar, pero que, si llegamos a necesitarla, resulta invaluable.

¿Alguna vez has hecho recuento del valor de tu casa y su contenido? Mira a tu alrededor, y recorre cada habitación. Tu hogar y cada uno de los objetos en ella te brindan comodidad, y a lo largo de los años has trabajado muy duro para conseguirlos. ¿No crees que si se dañaran o los perdieras significaría un golpe muy duro para tu economía?

Cuando pensamos en los daños que puede sufrir nuestra casa se nos vienen a la mente desastres naturales improbables como inundaciones por lluvias, temblores o tornados, así como actos de vandalismo y robos. Pero hay otro tipo de riesgos, y son los provocados por fallas imprevistas en sus instalaciones de luz, plomería, gas o agua que pueden provocar siniestros graves.

Una variación de voltaje dañaría tus aparatos electrónicos y electrodomésticos. Una fuga de agua anegaría tu casa y dañaría tus muebles. Un escape de gas pudiera provocar una explosión. Un árbol de Navidad encendido puede generar un incendio. Si lo piensas bien, los peligros son muchos y pudieran quitarte el sueño.

A eso, súmale que una póliza de protección para el hogar no solo te sirve en caso de siniestros, también puede cubrir los gastos generados por lesiones sufridas por ti, tu familia o tu personal doméstico en caso de accidentes o por las lesiones sufridas por terceras personas en accidentes provocados no intencionalmente por las personas bajo tu techo y tus mascotas.

Y este tipo de seguro también te puede ofrecer un apoyo financiero en caso de fallecimiento o invalidez del titular, además de servicios de asistencia como envío de proveedores de servicios como plomeros y electricistas en casos de emergencia, auxilio médico vía telefónica y asesoría personalizada en caso de fallas en tu equipo de cómputo.

Cuando cuantificas lo que pudieras perder en un caso fortuito y sopesas los beneficios que este seguro de protección del hogar te daría, su costo se vuelve mínimo, y resulta ser el mejor instrumento para que la normalidad vuelva a tu vida y la de tu familia rápidamente.

Consulta a un asesor de seguros certificado. Es el profesional que te puede orientar mejor sobre los distintos tipos de coberturas, aclarar tus dudas y explicarte detalladamente sus exclusiones.

Dolores Cheang …siempre a tu lado

doloresch@dolorescheang.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *