Vacaciona tranquilo, tus seguros te respaldan

25 Mar

BLOG29-vacaciones

En la sobremesa durante una reciente reunión familiar, Leonardo comentó el accidente que sufrió en su auto y lo que le costaría la reparación, y de ahí surgió el tema de los seguros. Por supuesto, no faltó quien opinó que “son una sacadera de dinero y luego no te quieren pagar”.

De inmediato, Carlos intervino en la conversación para enumerar no solo cómo su seguro de vida le había permitido salir de viaje con su familia en sus más recientes vacaciones, sino cómo sus otras pólizas lo rescataron en varias situaciones que habrían representado fuertes desembolsos:

1- Ese muy planeado recorrido por el sureste mexicano había sido posible gracias al ahorro que hicieron a través de su seguro de vida, el cual le ofreció atractivas tasas de rendimiento.

2- Cuando en ese viaje su camioneta sufrió una avería en carretera, recurrió al servicio de asistencia de su seguro de auto y pudo contar con una grúa que los remolcó al taller más cercano.

3- Esa misma póliza le cubrió el costo del hospedaje de esa noche mientras su vehículo quedaba reparado y podían continuar su viaje.

4- Al llegar a otra escala de su recorrido, su hija Laura se cayó y se fracturó la muñeca. Por supuesto que su seguro de gastos médicos cubrió los gastos de las radiografías y del enyesado en un hospital de prestigio, donde fue atendida por un especialista, así como los analgésicos que le fueron recetados inicialmente.

5- Y, para finalizar, al regresar a su hogar descubrieron que habían perdido las llaves de la reja y la puerta principal, por lo que tuvieron que recurrir al servicio de cerrajero que les incluye la póliza de su seguro de hogar.

“¿Les parece poco? Y todo en un mismo periodo vacacional”, dijo Carlos.

Y entonces la plática giró hacia el tema de la tranquilidad que aporta el saber que un seguro protege contra una gran variedad de siniestros, algunos más graves que otros.

“¿Se enteraron de que el seguro de auto de responsabilidad civil ahora es obligatorio en las carreteras de México?”, comentó Saúl.

“¿Y se acuerdan de cuando entraron a robar a casa de la prima Silvia?”, dijo Raquel. “Yo me enteré de que su seguro le repuso la chapa y el cristal dañados y le pagaron para que volviera a comprar las teles, el microondas y las dos computadoras que se llevaron”.

“Ya ven que también el tío Roberto estaba asegurado y, cuando falleció, lo que le pagaron a mi tía Esther por su póliza de vida le alcanzó para vivir tranquilamente los últimos años de su vida”, comentó de nuevo Carlos.

¿Yo qué te puedo decir? Como he insistido, los seguros no son gastos, son inversiones en tu tranquilidad y protección. Por ello, recuerda que si piensas salir a carretera en tu vehículo durante esta próxima Semana Santa, además de revisar las condiciones mecánicas de tu vehículo, debes verificar la vigencia y las coberturas de tus pólizas. Tener unas felices vacaciones también requiere previsión.

Dolores Cheang … siempre a tu lado

doloresch@dolorescheang.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *