¡Viva México!… y también la responsabilidad

10 Sep

Juan José se sintió apto para conducir. Sí, había bebido, pero no creyó necesario dejar las llaves del auto a su esposa; al fin que la distancia hacia su casa era corta. Pero no contó con que otra persona en peores condiciones que él no respetaría la señal de alto en la esquina, y que sus propios reflejos no serían lo suficientemente rápidos para evitar el choque.auto alcohol fiesta riesgo seguro
Tuvo suerte, el incidente no pasó de daños materiales a los dos vehículos. Pero el perjuicio a su economía familiar fue grande. El seguro de su auto no cubrió los gastos debido a su ingesta de alcohol, una exclusión de su póliza claramente señalada en su contrato.

Esta es una historia que te parecerá banal, pero no quise sonar amarillista contándote una de las tragedias que cotidianamente aparecen en las páginas de nota roja de los periódicos.

Según un informe de 2013 de la Organización Panamericana de la Salud, en México aumenta el consumo de alcohol de jueves a sábado y nuestro país ocupa el séptimo lugar mundial en muertes por accidentes de tránsito. En un solo año, fallecen unas 24 mil personas en incidentes automovilísticos relacionados con la ingesta de alcohol; 55 cada día, especifica el reporte.

Se acercan las Fiestas Patrias y ese es un factor que exacerba el problema, pues son fechas en que dichos accidentes se elevan en 15 por ciento, de acuerdo con un informe de 2012 del Centro de Experimentación y Seguridad Vial México.

Ese conocido lema de “Si tomas, no manejes” es uno de los mejores consejos que podemos seguir. El consumo de alcohol no solo reduce nuestras reacciones reflejas, también nos vuelve imprudentes: Circulamos a mayor velocidad, no usamos cinturón de seguridad, pasamos por alto los señalamientos de tránsito, excedemos el cupo de nuestro vehículo; en suma, maximizamos los riesgos y minimizamos las precauciones.

Al conducir somos responsables no solo de nosotros mismos y de quienes nos acompañan, sino de todas las personas que se crucen en nuestro camino. Causar la muerte de una persona en un accidente de tráfico es una pesadilla que te perseguiría toda la vida; eso sin tomar en cuenta que, en el estado de Guanajuato, la indemnización a los familiares de la víctima te cuesta casi 4 millones de pesos.

No permitas que un momento de imprudencia arruine tu vida… o al menos tus finanzas.

Dolores Cheang …siempre contigo

doloresch@dolorescheang.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *